domingo, 17 de fevereiro de 2013

Palavras de Dios al alma

Robert de Langeac
La vida oculta en Dios

Me parece, Dios mío, que más de una vez le plugo ya a tu amor hablar a mi alma.

Sucedía por lo común en la hora en que menos pensaba yo en Ti. De repente, en lo más profundo de mi corazón, oía yo espiritualmente que una voz dulce y fuerte, precisa y penetrante, me decía una palabra, sí, a veces una sola. Y mi alma, sorprendida, inquieta y dichosa a un tiempo, se sentía transformar, al ser o cumplir lo que aquella palabra le indicaba: «Ama, escucha; cállate, sígueme; busca en el fondo de ti, ten confianza; Yo soy Padre, también lo serás tú; date a Mi y Yo me daré a ti, escóndete dentro de Mi, y dame a manos llenas a las almas.»

¡Oh palabra de mi Dios, qué dulce eres para el corazón amante! ¡Qué fuerte eres también! Tú realizas lo que significas. ¡Tú beatificas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...